Sopita Anti Catarro 

Eu está enfermita. Esto no es común, gracias al universo y a los poderes reunidos de la teta ella no suele enfermarse, pero está hecha una fuente de moco, la pobre. Cuando le pregunté que si quería comer sopa o arroz, inmediatamente me dijo sopa. A mi se me partió el alma, y en seguida me puse a buscar qué hacerle que la ayudara a sentirse mejor.

Mi niña grande es excelente diente, come de todo y con buen apetito, da verdadero gusto verla comer. No me preocupaba tanto qué ponerle a la sopa para que le gustara, sino que la sopa le sirviera de alimento y descongestionante. Yo creo firmemente en el poder de la naturaleza para sanar el cuerpo, y de la comida como medicina. Con este norte me dispuse a hacerle a mi niña bella un caldo lleno de amor y anti-mocos.

El resultado final fue tan bien acogido que hasta Papá le hecho flores, y el no es tan sopero que digamos. Cuando sus ojitos se abrieron y me miró para decirme, “esto está bien bueno” decidí que tenía que escribir qué le había puesto a la sopa para poder repetirla. Parte de mi gran problema en la cocina es que no sigo ningún tipo de orden ni estructura, y no tengo recetas reales; abro la nevera con hambre y con la misión de alimentar a mi marido y a mis humanitas, y voy decidiendo qué vamos a comer según me va atacando la inspiración y voy mirando lo que tengo. Esta es principalmente la razón por la cual decidí documentar mis recetas, aunque sea de memoria y dos días después (como ahora) y cuando repita la sopa voy refinando la receta. 

Aunque tradicionalmente este tipo de sopa se hace con pollo, yo lo que tenia a la mano era cerdo y lo aproveché. El ajo, que nunca me falta -porque me gusta y por sus incontables propiedades curativas- lo use tanto molido como fresco para profundizar el sabor de la sopa, y ají criollo con orégano brujo terminaron de darle el toque de magia.

Sopa Anti Catarro

Ingredientes

1 chuleta/1 o 2 costillas de cerdo deshuesadas (yo usé las costillas)

1/2 cdta de sal

1/4 cdta paprika (pimentón)

1/4 cdta comino molido

1 puntuntun (pellizco: medida inventada por Eu) de mostaza en polvo 

Pimienta negra recién molida

1 cda de ajo molido

2 dientes de ajo

4 hojas de orégano brujo

2 cdas de sofrito

1 papa mediana

1 zanahoria mediana

1 ramo pequeño de brócoli

2 ajíes dulces

1 puñado de pasta de letras (o la pasta pequeña que prefieras)

2 tazas de agua (puedes usar caldo)

Aceite de oliva

Un chorrito de vinagre

Corta el cerdo en pedacitos pequeños y sazónalo con la sal, paprika, mostaza y pimienta. Calienta un poco de aceite a fuego medio alto en la olla que vayas a hacer la sopa. Añade el cerdo cuando el aceite esté bien caliente. Cuando el cerdo esté bien dorado, añade el ajo molido y cocínalo por uno o dos minutos. Échale el vinagre, despega lo rico pegado en el fondo y ponle el sofrito. Cocinalo uno o dos minutos más y añade el agua.

Corta la papa, la zanahoria y el brócoli y tíralos en la olla.  Aplasta los dientes de ajo para pelarlos y échalos así, enteros. Abre los ajíes para sacarles las semillas y ponlos en la olla junto con las hojas de orégano. Deja todo esto hervir y ponerse feliz hasta que ablanden los vegetales. Prueba el caldo y ajusta sabores. Añade la pasta y déjala cocinar, revolviendo de vez en cuando y añadiendo agua si la pasta absorbe demasiado líquido. Cuando la pasta se termine de cocinar, prueba la sopa nuevamente para ajustar sabores y ya está. Ahora a confortar a mi niñita enferma. ¿Que le das tu a tus peques cuando están enfermos?

Advertisements